Volver

Un fallo reconoce la relación laboral a través de bolsa de trabajo universitaria

Caso “Scaramuccia, Leonardo Silvio vs. Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y Universidad de Buenos Aires s/ Despido”. Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo Sala II, 14/11/2017


En un contexto en el que el gobierno promueve esquemas de flexibilización laboral, el fallo en cuestión confirma que no es admisible eludir responsabilidad en esquemas de presunta tercerización laboral. En el caso, el trabajador había ingresado a la AFIP por medio de una “bolsa de trabajo” de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, a la que facturaba por tales servicios, y reclamaba a la AFIP y a la UBA para que abonen ciertos rubros indemnizatorios adeudados.

La segunda instancia confirmó el fallo de la jueza de primera instancia, que condenó a la Administración Federal de Ingresos Públicos y a la Universidad de Buenos Aires, en forma solidaria, a abonar al accionante las indemnizaciones reclamadas, en virtud del art. 29 de la LCT que establece que “los trabajadores que habiendo sido contratados por terceros con vista a proporcionarlos a las empresas, serán considerados empleados directos de quien utilice su prestación. En tal supuesto, y cualquiera que sea el acto o estipulación que al efecto concierten, los terceros contratantes y la empresa [...] responderán solidariamente de todas las obligaciones emergentes de la relación laboral y de las que se deriven del régimen de la seguridad social.”


La AFIP alegó que no tenía vínculo laboral con el accionante, sino que su empleador era la UBA. Invocó que a través de un procedimiento de Contratación directa, la UBA resultó adjudicataria para la provisión de un servicio de “asistencia técnica y profesional” para la AFIP y que la Facultad declaró la inexistencia de relación laboral entre el personal técnico afectado y la AFIP. Los términos del acuerdo entre las dos entidades estatales incluían un acuerdo para que la AFIP pudiera solicitarle a la Facultad la sustitución de cualquier técnico sin necesidad de fundar el requerimiento.


Sin embargo, fue probado en juicio que el trabajador se desempeñó en tareas contables que hacían a la actividad normal y ordinaria de la AFIP, en su establecimiento y cumpliendo horario, y que recibía instrucciones de sus superiores directos quienes pertenecían a la AFIP. Sus condiciones laborales eran idénticas a las de los demás empleados del sector, salvo en lo que respecta a la remuneración percibida.


Además la AFIP pretendía que se aplicaran las disposiciones de la Ley de Procedimiento Administrativo, que exigen agotar instancias de reclamo administrativo antes de llegar a la instancia judicial. En este sentido, la cámara fue concluyente en cuanto a que se debe aplicar el derecho del trabajo porque las cuestiones debatidas tenían que ver con un reclamo laboral, lo que además conlleva un procedimiento más expedito porque se trata de un crédito alimentario.

La sentencia confirma la vigencia del principio de primacía de la realidad, porque más allá de las formas de contratación implementadas, se comprobó que el trabajador estaba en una relación de dependencia, bajo las facultades de organización y dirección de la AFIP. Y debería marcar un límite a las estructuras de contratación que utiliza el mismo Estado para limitar su responsabilidad frente a trabajadores y estudiantes.